Centro de Sistemas Aeroespaciales de Observación (CESAEROB)

Publicado el

El Centro de Sistemas Aeroespaciales de Observación (CESAEROB) es una Unidad de Inteligencia del Ejército del Aire cuya misión consiste en programar, gestionar, recibir, analizar y explotar imágenes provenientes de los sensores aeroespaciales embarcados en la constelación de Satélites Helios de Observación de la Tierra. Operativo desde hace más de 20 años las 24 horas del día de los 365 días del año, cumple con las necesidades de información e inteligencia de las altas autoridades gubernamentales y de las Fuerzas Armadas. Su objetivo: facilitar la toma de decisiones estratégicas tras el análisis de ventajas y riesgos.

Con una muy cualificada plantilla de unos cien miembros, pertenecientes a los Ejércitos de Tierra, Aire y a la Armada, comprende un Grupo de Sistemas y otro Operativo. El primero se encarga de garantizar el buen funcionamiento de los sistemas espaciales de observación y de los sistemas de información y comunicaciones. El Operativo atiende las demandas de información e inteligencia de imágenes (IMINT), programa los sistemas y transforma esas imágenes en productos derivados.

Inauguramos esta sección de “Profesiones”, conociendo el trabajo de uno de sus miembros, el Capitán de Aviación José Gerardo Berbel, Jefe de la Escuadrilla de Operación de Sistemas Espaciales, que nos ofrece una visión del interesante trabajo que se realiza tras los muros del CESAEROB.

Casualidad o causalidad

Cuando este granadino se enfrentó a la tarea de decidir su futuro profesional lo tenía claro, quería formar parte de las Fuerzas Armadas. Pero el sabio asesoramiento familiar le hizo primero optar por la preparación universitaria y con un interés especial por las matemáticas aplicadas, completó la carrera de Estadística, así como el segundo ciclo universitario conducente a la licenciatura de Investigación y Técnicas de Mercado. Y así llegó la oportunidad que estaba esperando, tras un curso de Administración de Redes, pudo acceder como militar de complemento a las FAS y su primer destino en 2003, fue precisamente el CESAEROB.

Por la propia naturaleza del Centro, desconocía su existencia. Había un equipo de supervisión responsable de mantener los sistemas operativos las 24 horas del día y aquí se quedó durante 5 años, pasando posteriormente por varios destinos en su promoción interna. En Madrid, también estuvo en el Cuartel General del Ejército del Aire y luego en el Centro Logístico de Armamento y Experimentación de Torrejón. Pero tuvo un objetivo siempre muy claro, volver al CESAEROB, según sus propias palabras “es un centro que engancha”, y luego hizo el curso de Informática y Estadística del Ejército incorporándose al puesto de informática, precisamente como Jefe de la Escuadrilla donde empezó.

Sin una formación específica por tanto en materia de Espacio, su atractivo le fue ganando: “hay muchísima documentación sobre satélites y he ido leyendo, investigando, rascando. Los satélites tienen muchas facetas y una vez aquí he ido aprendiendo de manera autodidacta complementando la instrucción que proporciona la Unidad, tanto en el campo teórico como en el práctico”.

''

Capitán de aviación José Gerardo Berbel, Jefe de la Escuadrilla de Operación de Sistemas Espaciales

“El atractivo de este trabajo es la propia misión del Centro”
Capitán de aviación José Gerardo Berbel, Jefe de la Escuadrilla de Operación de Sistemas Espaciales

Cometido y equipo

La labor de esta plantilla consiste en mantener el sistema informático para que funcione correctamente, además de incorporar actualizaciones y frecuentemente mejoras en el mismo. Basado en aplicaciones comerciales, también cuenta con desarrollos específicos y personalizados. De acuerdo con el carácter internacional del Programa Helios, es necesario instalar actualizaciones que vienen de Francia, debido a que el director de sistemas está allí ubicado y es el que coordina a todos los países en la parte operativa. “Nuestra actividad con el país vecino es constante, de hecho, tenemos un oficial destacado en Creil con el que hablamos todas las mañanas. Él participa diariamente en una reunión allí, en la que informa de los temas nuevos que hayan podido surgir, problemas, contingencias, etc.”.

En su escuadrilla cuenta con seis supervisores, que son los que están 24 horas. El sistema está dividido en la cadena de misión y la cadena de producción. En esta última disponen también de dos suboficiales. Y además otro suboficial que está en la supervisión del día en el horario de trabajo normal y enfocado a los temas de seguridad del sistema. En total forman un equipo de diez personas.

Su encomienda se centra en descargar la imagen, hacer un muestreo de píxeles para comprobar que no hay ningún error apreciable en la toma, también proceden a su cifrado, compresión, formateo, etc., es decir, la parte técnica de la producción. Una vez las imágenes se comprueban y validan se pasan a la parte operativa, compuesta por los especialistas en foto-interpretación e imagen.

Si la imagen estuviera mal, por las condiciones meteorológicas u otro motivo, alertan también al equipo operativo y dependiendo de su importancia, sería necesario reprogramarla para obtener de nuevo la toma del satélite. La operativa elaboraría entonces los informes para el EMAD con la información que consideraran oportuna.

La producción de imágenes es inmediata, antes cuando la antena de recepción estaba ubicada en Maspalomas (Gran Canaria) el proceso se ralentizaba. Las imágenes se grababan en una cinta y se mandaban por avión. Pasaba mucho tiempo entre que se programaba y se recibía la toma en Madrid. Cuando se cambió el componente suelo y se situó hace doce años la antena en las instalaciones actuales de Torrejón, el sistema se optimizó considerablemente, convirtiendo la descarga y la elaboración de una imagen en una tarea inmediata. “Es cierto que tenemos más carga de trabajo con la supervisión de la antena, pero en cuanto a operatividad no hay comparación”.

También tienen la responsabilidad de coordinar lo que denominan “pequeños eventos”, por ejemplo, cuando tienen que hacer algún mantenimiento eléctrico, deben suspender el suministro eléctrico, apagar el sistema y coordinar con sistemas para parar la antena, etc. No pueden perder nada de información. Es así como están en ciclos de 24 horas pendientes de apoyar en todo momento al operativo.

El equipo recibe una formación específica sobre el sistema en general y en particular sobre el puesto que ocupan. Es un centro con plantilla madura, casi todos han alcanzado ya el grado de subteniente.

 

Pautas del día a día

Como ya se ha explicado con anterioridad, el personal permanece en el recinto 24x7x365. Esta es la secuencia de trabajo aplicable a cada jornada.


7:30 h

Recopilan las novedades que haya podido haber desde el fin de trabajo a las 15 horas del día anterior. Hay actividad por la tarde, por la noche, a todas horas.

 

8:30 h

Los jefes se reúnen y examinan esta información elaborada. Si ha surgido un problema analizan las causas y las soluciones que se han dado o están a punto de ponerse en marcha. Y se traslada la información pertinente a la jefatura.

También a las 8:30 h se ponen en contacto con Francia, con el oficial destacado allí para comentar novedades y en algunos casos para recibir alguna instrucción. Es necesario también revisar la documentación diariamente.

 

11:00 h

Es el momento de la reunión técnica diaria. La escuadrilla del capitán Berbel que se centra en el día a día, el supervisor que está a esta hora y él mismo, se reúnen con el personal industrial (civiles pertenecientes al INTA, Indra, y CRISA, que trabajan en el Centro) y con la otra escuadrilla que hacen las labores de seguimiento y análisis con plazos más largos. También asiste el personal de producción y de la parte operativa, para revisar si ha habido algún problema, si ha venido alguna instalación de software nueva y si hay algo definido para el futuro, de forma que les permita ir planificando tiempos. La misión está muy secuenciada por el satélite, que marca los tiempos de visibilidad, si hay que hacer entonces alguna acción sobre el sistema, hay que coordinarla para interferir lo menos posible en el mismo. A partir de esa reunión ponen en marcha todo lo necesario.

Una de las tareas más críticas de la Escuadrilla es como se ha dicho la descarga de imágenes, que se produce varias veces a lo largo del día y de la noche. La antena tiene que estar permanentemente operativa, si se bloquea o no funciona por otra causa, el satélite pasa y no hay información, si bien ésta se puede recuperar mediante sistemas alternativos.

 

16:00 - 20:00 h

Una vez que se tiene la imagen comienza otra parte muy importante que es el intercambio operativo de ficheros con Francia, que dura hasta las 19:00 - 20:00 h. Cada país informa sobre sus necesidades, pero luego hay que elaborar esa lista única de instrucciones que se manda al satélite. Es una fase que concluye con la hora límite en la que todo tiene que estar preparado y validado. Si falla algún envío o recepción, deben estar atentos para solucionarlo y que no haya demoras en el servicio.

Por la noche se queda el supervisor de la Escuadrilla con el personal de seguridad, por si hubiera alguna incidencia que tuviera que ser solucionada. Además vuelve a pasar el satélite y tienen que estar pendientes para recibir la información sin contratiempos.

''

Hay muchísima documentación sobre satélites y he ido leyendo, investigando, rascando. Los satélites tienen muchas facetas y una vez aquí he ido aprendiendo de manera autodidacta complementando la instrucción que proporciona la Unidad, tanto en el campo teórico como en el práctico”

Programa Helios

Consta de dos satélites militares operativos, 2A (2004) y 2B (2009) y su ámbito es multinacional, participando en él seis países: Francia, que lidera el proyecto, y Bélgica, Grecia, Italia, Alemania y España. El principal sensor de los satélites es un sensor de muy alta resolución, de espectro óptico visible e infrarrojo, y que permite discriminar objetos de medio metro. También cuenta con una cámara de media resolución y amplio campo de visión, en este caso en el espectro visible e infrarrojo próximo. Los satélites pesando 4.200 kilogramos fueron construidos por la multinacional europea Airbus Defence & Space (antes EADS Astrium) con la participación de otras empresas como: Crisa, EADS CASA Espacio, IberEspacio, Indra, INSA, GMV, GTD, Mier Comunicaciones, Rymsa, SENER y Thales Alenia Space España. Su órbita está a 700 kilómetros de altura.

La plantilla del CESAEROB mantiene una relación con los centros localizados en el resto de países del Programa. Cada uno tiene sus particularidades, pero no se aprecian diferencias en términos de desarrollo o innovación. Según comenta el capitán José Berbel: “Este es un centro muy específico de las FAS, y en particular del Ejército del Aire. El atractivo es la propia misión del centro y el poder trabajar con los tres ejércitos y con el personal industrial”. Y añade: “Los tres ejércitos nos aportan una visión diferente. Pero lo más interesante es la especialización, si quieres trabajar con satélites, tienes que estar aquí”.

En lo que se refiere a la plantilla industrial, al llevar mucho tiempo trabajando en el Centro, incorporan los detalles que manda Francia de manera rápida, conocen el sistema en profundidad y los desarrollos que implantan son ágiles y raudos, “son extraordinarios”, explica Berbel. Hay que mandar previsiones meteorológicas y eso condiciona mucho la programación.

La forma de trabajar a nivel internacional requiere mucha coordinación, se intenta que todos los países tengan lo que demanden, además el idioma de trabajo no es el habitual el inglés sino el francés. Hay que establecer reglas y dependiendo de la aportación que haya realizado cada país al Programa, puede obtener más o menos imágenes.

La fascinación de Berbel, Jefe de la Escuadrilla de Operación de Sistemas Espaciales, por el Espacio queda patente en sus palabras: “Todavía no me creo que seamos capaces de lanzar un satélite y recibir imágenes. Verdaderamente es una herramienta muy útil para trabajar en aplicaciones, no es muy visible todavía en la sociedad, pero lo primordial es que nos permite elaborar una información valiosa tanto desde el punto de vista civil como militar”. Y concluye: “saber que estamos dando apoyo y dando soporte a muchas personas, por ejemplo, a las tropas en el exterior, a las misiones humanitarias, en desastres naturales, etc., es de las cosas que más me gustan de este trabajo”.

''

Siguiente paso: PAZ

El CESAEROB desempeña un papel fundamental en el segmento terreno del Programa PAZ. Ante su inminente lanzamiento está incorporando nuevos miembros a su plantilla y en breve comenzará su formación para estar preparados. “La incorporación de un satélite radar a la capacidad óptica de Helios, dará bastante juego y por supuesto, calidad”, explica Berbel. “Ahora estamos haciendo cursos y los foto-intérpretes tendrán un gran peso en la explotación de las imágenes de PAZ, por lo que debemos estar totalmente preparados para cuando llegue el momento”.

Este satélite español radar de observación de la Tierra podrá obtener más de 100 imágenes diarias de hasta un metro de resolución, tanto diurnas como nocturnas, y con independencia de las condiciones meteorológicas. Cubrirá un área de más de 300.000 kilómetros cuadrados al día. Estará preparado para dar quince vueltas diarias a la Tierra, a una altura de 514 kilómetros y con una velocidad de 7 kilómetros por segundo. Dada su órbita cuasi-polar ligeramente inclinada, PAZ cubrirá todo el globo con un tiempo medio de revista de 24 horas.

TEXTO: ARACELI SERRANO

FOTOS: SGTO. 1º JESÚS PLAZA