El sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web.
No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal.
Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee.
Encontrará más información en nuestra Política de Cookies.
Aceptar cookies Modificar su configuración

“El grado de implantación de la Industria 4.0 en la aeronáutica española es desigual”

Publicado el

“El grado de implantación de la Industria 4.0 en la aeronáutica española es desigual”

Entrevista a Javier Fernández de Retana, director de Relaciones Institucionales de Aernnova y delegado del Comité de Cadena de Suministro de TEDAE.

¿En qué punto se encuentra la industria 4.0 en la aeronáutica española?

El grado de implantación de la Industria 4.0 en la aeronáutica española es desigual.En mi opinión las empresas de mayor tamaño síestán haciendo un esfuerzo importante de incorporación en sus procesos productivos de las tecnologías 4.0. Por contra no todas las PYMEs están interiorizando estos conceptos a la misma velocidad, lo que puede suponer en un futuro próximo una pérdida de competitividad frente a empresas de otros países donde la adaptación está siendo mucho más rápida.

¿Cuándo surge el concepto y en qué momento se convirtió en imperativo de competitividad? ¿Qué ventajas y mejoras aporta?

El término Industry 4.0, fue acuñado en Alemania en 2013. El modelo productivo de fabricación avanzada Industry 4.0 se caracteriza por la digitalización de los procesos productivos, la “smartización“ para aprender de experiencias previas y responder de forma autónoma e inteligente a situaciones imprevistas y la flexibilidad entendida como capacidad de producir de forma personalizada. Esto permite a las empresas una mayor productividad y una mejor gestión de los recursos, trabajar con procesos productivos óptimos e integrados y la toma de decisiones más eficiente basada en información real, lo que finalmente redunda en la competitividad de las empresas.

La industria 4.0 no solo precisa de fábricas inteligentes sino también de empresas inteligentes ¿Qué cambios culturales y organizativos se están produciendo en nuestro tejido empresarial?

Actualmente la Industria 4.0 está aportando innovaciones disruptivas que pueden modificar por completo una empresa, un sector o toda una economía. La clave de la transformación a una Industria 4.0 son los datos. Se trata de saber obtenerlos, recogerlos, almacenarlos y analizarlos. Es importante que la cultura de las empresas se adapte también a esta nueva realidad. De nada sirve adoptar tecnologías si aquellos que las vayan usar no las entienden, o no comprenden su finalidad. El gran reto no es sólo el tecnológico, sino también el gestionar adecuadamente el cambio cultural que lleva aparejado, para aprovechar al máximo las nuevas oportunidades que nos ofrece la Industria 4.0.

Junto a las nuevas tecnologías, la colaboración entre los distintos actores del sector y las Redes Virtuales de Fabricación Global (RVFG) parecen ser un concepto clave. ¿Cómo funcionan estas redes?

Las redes virtuales de fabricación global (RVFGs) están formadas por empresas independientes las cuales establecen entre sí relaciones de tipo horizontal y vertical, pudiendo incluso ser competidores, donde no es necesario mantener internamente grandes recursos fabriles sino gestionar y compartir eficientemente los recursos de la red. Se caracterizan por colaboraciones entre competidores y proveedores para satisfacer una demanda muy exigente y fragmentada del mercado. Los OEMs son los principales impulsores de la formación de RVFGs ya que al externalizar parte de sus procesos surgen las relaciones con otros actores que finalmente acaban por constituir la red. Las relaciones entre los actores de la red afectarán a su rendimiento y rentabilidad. Los lazos que existen en las RVFG les permiten alcanzar una organización muy permeable, altamente flexible y con excepcionales economías de escala.

¿Qué retos tiene ante sí el sector aeronáutico para culminar con éxito este ambicioso proceso de transformación?

Aunque no todas las empresas son iguales y cada proceso industrial requiere de unas tecnologías concretas y, por tanto, de aproximaciones diferentes, pero sí que hay dos grandes retos comunes a los que se enfrenta el sector ante este proceso de transformación, las elevadas inversiones y la formación. Las inversiones asociadas a los procesos de digitalización son muy relevantes, por ello el apoyo de las administraciones en este proceso es clave. Otro gran reto es la formación del personal para aprender a gestionar este nuevo ecosistema y el gran volumen de datos en tiempo real. Las empresas por tanto deberemos impulsar este proceso facilitando el acceso a las herramientas y la formación necesaria.

¿En que se diferenciará la fábrica de hoy de la fábrica del futuro?

Si en algún sector estas tecnologías son de aplicación y están cambiando la forma de trabajar es en el sector aeronáutico, que se caracteriza por series de producción muy cortas, lo que hasta hace poco significaba trabajo manual y baja automatización. Sin embargo la Industria 4.0. nos va a permitir trabajar con gran cantidad de información , de forma automatizada e interconectada, calidad 100 % a la primera y con unos procesos de altísima estabilidad.

Y por último, ¿qué papel juegan las personas en esta cuarta revolución industrial?

El diferencial que aporta la industria 4.0., la ventaja competitiva, se encuentra en la explotación que se haga de estas tecnologías, y de eso se encargan las personas de la organización. Los trabajadores deberán aprender a convivir y a obtener el máximo partido de las mismas. Por eso es muy importante impulsar y desarrollar el talento interno, para adaptarlo a las necesidades del nuevo entorno.